Sí, el Storytelling funciona

Los tiempos han cambiado, y la forma de hacer marketing también, pero eso lo sabes perfectamente. Hoy en día la manera de hacer marketing de toda empresa que se precie pasa a la fuerza por utilizar distintos medios y métodos que se encaminen a conseguir la directa vinculación del cliente y/o audiencia con la marca. Y esto, aunque no lo creas, es fundamental.

Ese es el objetivo fundamental

Los mensajes unidireccionales que hace unos años enviaban las marcas hacia los clientes utilizando los medios de comunicación tradicionales ya no funcionan, y las técnicas actuales de marketing pasan por conectar con los clientes y crearles una necesidad, la cual debe satisfacer el producto o servicio ofertado por las mismas. Es lo que se llama el Engagement.

Una de las formas de conectar con los clientes es vincularlos a nosotros emocionalmente, hacer que nos consideren parte de su entorno y de su universo más cercano, que nos necesiten, creando un vínculo fuerte a sus emociones, metiéndonos en sus mentes.

Para conseguir la empatía de nuestro público objetivo no hay nada mejor ni más efectivo que crearles una más que positiva experiencia de usuario y lograr que nuestro producto o servicio quede íntimamente vinculado a un recuerdo o a una sensación vivida por el cliente y que le cree sensaciones positivas, para lo que es ideal recurrir a una historia.

Esto es el Storytelling, el marketing sensorial y emocional.

En palabras de Christian Salmon, el Storytelling es “la máquina de fabricar historias y formatear las mentes”. ¿Qué significa esto? Crear nuevas actitudes y necesidades en el consumidor. Esa es la clave fundamental de todo esto.

Esta nueva forma de marketing surgió allá por los años 90 en Estados Unidos, y derivó en un marketing destinado a transformar los mensajes que queremos transmitir en historias que nuestros clientes pueden recordar fácilmente y que hagan que nuestros clientes se identifiquen con nosotros.

Pero, ¿cómo se hace Storytelling?

Como se lleva diciendo ya mucho tiempo, el contenido es el rey. Todavía lo es y lo será durante mucho tiempo. Necesitamos crear una historia que se base en un tema importante, como los universales, es decir, la vida y la muerte, la verdad y la mentira o amor y odio, dicotomías que se dan a diario en la vida. Además, necesitamos que estos temas estén plasmados y reforzados con hechos que nos hayan marcado en algún momento de nuestra vida, por tanto, deben ser historias ocurridas en algún momento concreto e importante de nuestra existencia, como la niñez.

Es fundamental, al igual que para cualquier post, que tenga una estructura bien definida, con un comienzo, un desarrollo y un final, una historia coherente y que tenga tintes de realidad. Esta realidad debe estar protagonizada por un personaje que sea el que el cliente identifique con él mismo y al que acompañe un compañero de aventuras con el que podamos identificarnos de igual modo.

La historia que queramos transmitir debe ser fácil de recordar, de manera que la podamos compartir con otras personas, además de reflejar la personalidad o el concepto fundamental, el valor diferenciador de la marca.

Por esto, la narración debe ser en primera persona, gracias a la cual el protagonista cuenta su propia historia, o bien en tercera, recurriendo al recurso de que sea alguien que conoció al protagonista de la historia el que cuenta su experiencia y cómo le cambió la vida.

Una vez más asistimos a la importancia de crear un buen contenido para conseguir un fin, para llegar a un cliente, para engancharlo mediante su cerebro y su emoción, para vincularlo a nosotros.

¿Es importante una historia? En Activa Negocio pensamos que sí, ¿y tú?

Si te ha gustado comparte en tus redes:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Suscríbete a nuestros boletines

Si quieres estar informado y al día de todas nuestras novedades y promociones

No esperes más para Activar tu Negocio

LLEVA TU NEGOCIO AL SIGUIENTE NIVEL